lunes, 17 de julio de 2017

El pelo de Beethoven


En 1802, Beethoven se estaba quedando sordo. Escribió una carta (conocida hoy como el Testamento de Heiligenstadt ) a sus hermanos Johann y Carl. La carta fue encontrada en el escritorio de Beethoven, después de su muerte en 1827. Nunca la envió.

Testamento de Heiligenstadt  FUENTE

Durante gran parte de su vida Beethoven, había estado plagado de dolores abdominales. A pesar de que buscó la ayuda de numerosos médicos, no tuvo ninguna mejoría. A pesar de sus dificultades físicas y su completa incapacidad para oir, Beethoven compuso la novena sinfonía. En el Testamento de Heiligenstadt, pide a sus hermanos que averiguen, después de su muerte, lo que provocó todos sus males físicos. Casi 200 años después, por fin tenemos la respuesta, gracias a una fuente inesperada: el pelo de Beethoven.


Beethoven  FUENTE

Inmediatamente después de su muerte a Beethoven le cortaron su famoso cabello. Uno de esos trozos de cabello, cortados por un adolescente, sobrevivió hasta nuestros días. Ferdinand Hiller, un músico de 15 años de edad, tomó un pedazo de pelo de Beethoven como recuerdo del brillante compositor. Hiller, se convirtió en un compositor y director de orquesta y guardó su tesoro en un medallón que luego heredó su hijo Paul. El medallón viajó de Viena a los Estados Unidos, durante el Holocausto.

Ferdinand Hiller en edad adulta  FUENTE


En 1994, Sotheby, subastó la reliquia. Fue adquirida por más de siete mil dólares por unos estadounidenses, que pensaban crear un Centro Beethoven en la Universidad de San Jose State. Ocho pelos se sometieron a un estudio cuidadoso y al análisis de ADN, en un laboratorio en Naperville.

Pelo de Beethoven  (Universidad de San Jose State) FUENTE


Después de varios años de trabajo, los científicos descubrieron un hecho sorprendente: el pelo de Beethoven contenía grandes cantidades de plomo, 100 veces superior a la tasa normal. Los investigadores descubrieron que Beethoven sufría plumbismo. Esto le habría causado su dolor abdominal constante.

Este envenenamiento puedo haber sido causado en las largas temporadas que pasaba en los balnearios para reponerse de la depresión tras la muerte de su madre. Puede que allí bebiera y se bañara en aguas con exceso de plomo. El plomo no fue el causante de su sordera, que se debió a un crecimiento óseo anormal que acabó por destruir el oído.

Vía: Awesome Stories y El País



sábado, 15 de julio de 2017

Manolis Bikakis: Un héroe griego


La invasión turca de Chipre en 1974, después de más 40 años sigue siendo un estigma en la historia griega moderna. Los griegos sufrieron una de las peores derrotas militares y políticas.

En la oscuridad de la pérdida de la mitad de Chipre, hay historias de héroes y altruismo. Uno de ellos es el paracaídista Manolis Bikakis. Nacido en 1954 en el pueblo de Asi Gonia. Sirvió en la Primera escuadrilla de paracaídistas en Maleme. La escuadra tenía como misión una de las operaciones más arriesgadas en la guerra de Chipre. Iban en aviones Noratlas volando al nivel del mar y bajo fuego enemigo, hasta llegar a su destino el aeropuerto de Nicosia.


Manolis Bikakis  FUENTE

Manolis Bikakis, junto a otros comando tenían que defender la zona de Agios Dometios. Bikakis había recibido la orden de dar cobertura antitanque con un fúsil antitanque M67 de 90mm sin retroceso.En el caos de la batalla se queda aislado en una colina, mientras observa como se acerca un escuadrón de tanques M48 turcos con un batallón de infantería. Deja que los tanques se aproximen y con el primer obus destruye el primero, cambiando de posición alrededor de la colina, destruye otros tres más, parando su avance hacia Nicosia. Cuando solo le quedan dos obuses, ve como lo soldados del batallón turco corren a cubrirse en un edificio cercano. Con esos dos últimos obuses alcanza el edificio, provocando numerosas víctimas.


FUENTE

Bikakis se las arregló sólo para acabar con el ataque turco que tenía como objetivo capturar Dometios, algo que podría rodear a Nicosia y cortar el acceso al aeropuerto. Bikakis se quedó tres días aislado con una ametralladora que encontró en la colina. Fue encontrado por otros paracaídistas. Poco después volvió a Grecia.

Su comandante solicitó que se le condecorase por su valentía. Pero el estado griego nunca lo honró. Manolis Bikakis se casó y trabajó como constructor en Creta. En 1994, murió trágicamente en un accidente de tráfico. Fue honrado oficialmente en 2015.


Vía: Protothema y Wikipedia


miércoles, 5 de julio de 2017

La mujer que paró la talidomida en EEUU


Frances Oldham Kelsey (1914-2015) fue una farmacóloga canadiense que trabajó para la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos). Ella se negó a autorizar la talidomida en EEUU por dudas sobre la seguridad del medicamento. Sus dudas demostraron ser justificadas cuando la talidomida causó graves malformaciones en los fetos. Kelsey fue galardonada con el Premio al Mérito Civil por el presidente John F. Kennedy .

Frances Oldham Kelsey.png
Frances Oldham Kersey  FUENTE

Frances nació en Shawnigan Lake en la isla de Vancouver, la Columbia Británica. Asistió a la Universidad de Victoria, luego se matriculó en la Universidad McGill , donde se licenció y obtuvo un máster en farmacología. Uno de sus profesores, escribió a EMK Geiling, un destacado investigador del departamento de farmacología de la Universidad de Chicago , solicitando un puesto de trabajo para ella. Frances empezó a trabajar en 1936.

Durante su segundo año, Geiling estuvo trabajando con la FDA en la investigación de muertes inusuales relacionadas con el elíxir de sulfanilamida. Kelsey estuvo en el grupo de investigación, que mostró que las 107 muertes fueron causadas por el uso de dietilenglicol como disolvente. Al año siguiente se doctoró en farmacología en la Universidad de Chicago.

Frances Oldham con EMK Geiling  FUENTE

En 1942, al igual que muchos otros farmacólogos, Kelsey estaba buscando una cura sintética para la malaria. Como resultado de estos estudios, Kelsey descubrió que algunos fármacos eran capaces de pasar a través de la placenta. Kelsey dejó la Universidad de Chicago en 1954, y empezó a trabajar de profesora de farmacología en la Universidad de Dakota del Sur hasta 1957.

Ella obtuvo la doble nacionalidad, en la década de 1950. En 1960, Kelsey fue contratada por la FDA. Una de sus primeras tareas fue revisar una solicitud de Richardson Merrell para el fármaco talidomida (con el nombre comercial Kevadon). Era un tranquilizante y calmante para mujeres embarazadas con náuseas matutinas. A pesar de que ya había sido aprobado en Canadá y en más de 20 países europeos y africanos, Kelsey pidió más estudios. A pesar de la presión del fabricante, Kelsey persistió en solicitar información adicional, pues había un estudio que documentaba un efecto secundario en el sistema nervioso.

FUENTE

La insistencia de Kelsey fue justificada cuando empezaron los primeros nacimientos de bebés deformados en Europa, vinculados a la ingestión de talidomida por sus madres durante el embarazo. Los investigadores descubrieron que la talidomida cruzaba la barrera de la placenta y causaba graves defectos en el feto. Fue aclamada en la portada de The Washington Post como una heroína que había evitado una tragedia similar en los EE.UU. Kelsey fue galardonada con el premio al Mérito Civil y se convirtió en la responsable de dirigir las pruebas de medicamentos de la FDA.

Kelsey se retiró de la FDA en 2005, a los 90 años, después de 45 años de servicio. En 2010, la FDA estableció el Premio Kelsey, que se otorga anualmente a un empleado. Murió en Londres, Ontario, el 7 de agosto de 2015 a la edad de 101 años.


Vía: Wikipedia

lunes, 3 de julio de 2017

Georg Elser: El carpintero que intentó matar a Hitler


Johann Georg Elser (1903-1945) fue un campesino y carpintero originario de Suabia (región histórica de Alemania), opositor al régimen nacionalsocialista. Es especialmente conocido por el intento de asesinar a Adolf Hitler y otros miembros del Partido Nazi, mediante una bomba colocada en la cervecería Bürgerbräukeller de Múnich, el 8 de noviembre de 1939.

Georg Elser 2-12179.jpg
Georg Elser  FUENTE

El 8 de noviembre de 1939, Hitler estaba pronunciando su discurso anual en la cervecería Bürgerbräukeller de Munich. Lo que Hitler no sabía era que a unos pocos metros de él había una bomba que estaba a punto de estallar. Esta bomba había sido colocada por Georg Elser, tras varias semanas de trabajo.

Hitler comenzó su discurso, a la misma hora como cada año, pero en esta ocasión, tenía ganas de volver rápido a Berlín para planificar sus movimientos militares y el Führer se fue temprano. Trece minutos después, la bomba explotó, causando ocho muertos y grandes daños materiales. El techo se derrumbó justo encima de donde Hitler había pronunciado su discurso.

Por esos escasos 13 minutos, Hitler sobrevivió dirigiendo Alemania, durante cinco años más de guerra y genocidios. El periódico nazi, "Völkischer Beobachter", tituló la acción como: "La salvación milagrosa del Führer". El régimen nazi, sin duda, habría continuado sin Hitler, pero los historiadores creen que podría haber acortado la guerra.

Cervecería después del atentado  FUENTE

Elser era un hombre de clase obrera, que estuvo un breve tiempo asociado a un grupo comunista. Tenía un profundo sentido de la justicia. Cuando los nazis llegaron al poder, comenzó a hacer pequeños gestos de desafío, tales como negarse a escuchar los discursos de Hitler.

Gelser fue detenido pocos días después por la Gestapo, tratando de cruzar la frontera con Suiza. La transcripción de su interrogatorio fue descubierta en la década de 1960. Elser había comenzado a trabajar con explosivos en una empresa de armamento en Suabia. Más tarde comenzó a trabajar en la cervecería Bürgerbräukeller de Munich. Sus habilidades para la carpintería y ebanistería fueron de un valor incalculable, para desarrollar el atentado contra el Führer.

Durante más de 30 noches, se ocultaba al cierre dentro de la cervecería, trabajando durante la noche, cahuecando un pilar del escenario para colocar una bomba. Todo estaba meticulosamente planeado. Los ruídos fueron sordos, cada astilla recogida y eliminada.

En lugar de ser ejecutado inmediatamente, se le mantuvo con vida en un campo de concentración durante la guerra y fue ejecutado en Dachau en abril de 1945. Su familia fue condenada al ostracismo en su ciudad natal durante décadas. Todas las personas que hicieron algo en contra de los nazis fueron vistos como traidores - no sólo en la Alemania nazi, sino también en Alemania de la posguerra.

Angela Merkel ha reconocido a Elser como un héroe de la resistencia anti-nazi.

Placa dedicada a Georg Elser  FUENTE


Vía: BBC


lunes, 26 de junio de 2017

Antonio Gargallo Mejía: El primer insumiso español



Antonio Gargallo Mejía (Madrid, 1918 - Jaca 1937), fue un Testigo de Jehová español ejecutado durante la Guerra Civil tras rehusar integrarse en el ejército franquista. Su padre era funcionario de prisiones, por lo que durante la década de 1930 estuvo destinado en Jaca. En 1934, fue destinado a Zaragoza. Allí, Antonio, trabajaba en una panadería y entró en contacto con los Testigos de Jehová. No se convirtió, hasta el inicio de 1936, de la mano de dos misioneros ingleses, siendo bautizado en mayo, en el río Ebro. A partir de entonces, Antonio abandonó su trabajo y se dedicó a predicar su nueva fe por Aragón. Con 19 años, en agosto de 1937 fue llamado a filas para incorporarse al ejército. La Guerra Civil ya llevaba un año en curso.

Antonio Gargallo  FUENTE

Presionado por su madre y su hermana, se personó en el cuartel e incluso vistió el uniforme. Antonio Gargallo, en el momento de jurar bandera, no quiso hacerlo y comunicó a sus superiores que su fe le impedía empuñar las armas. Estos le amenazaron para que cambiase de opinión, pero Antonio no lo hizo, desertó y trató de huir a Francia por el puerto de Somport. Sin embargo fue detenido en Canfranc el 17 de agosto y devuelto a su cuartel de Jaca. Juzgado por un tribunal militar se le dio a elegir entre ir al frente o ser fusilado. Antonio eligió ser fiel a sus convicciones religiosas y se negó a empuñar las armas.

Uno de sus amigos, Nemesio Orús, estuvo en una situación parecida a la suya pero, cuando estaba ante el pelotón de fusilamiento, su esposa, que no era testigo, se echó a los pies del capitán del pelotón para rogarle que no lo fusilase, que su marido había perdido la cabeza con la Biblia. Esto le salvó la vida, siendo declarado loco.

Nemesio Orús  FUENTE

Antes de su ejecución escribió una carta a su madre y su hermana. Ellas no recibieron la misiva hasta mucho después, aunque si se conserva una copia en su expediente. «No me despedí de vosotras porque se dice que fusilan a las familias de los desertores, pues por si acaso, no sabiéndolo tú no te podrían hacer nada. Me han detenido y sin oírme siquiera me han condenado a muerte y esta noche dejo de vivir en la Tierra»... «No te aflijas ni llores por que te he desobedecido, pero he obedecido a Dios. Después de todo poco pierdo porque, si Dios quiere, pasaré a una nueva y mejor vida»...

FUENTE

Antonio Gargallo estaba considerado como el primer insumiso por el movimiento que se opuso al servicio militar obligatorio desde finales de los 80 hasta que este fue abolido en 2001.

El expediente que se guarda en el juzgado togado de Zaragoza sobre Gargallo señalaba al cementerio de Jaca, donde a todas luces está enterrado en una fosa común. Según el archivo del camposanto, el 18 de agosto de 1937, justo en la fecha de la carta, se produce una inhumación «sin nombre».

La investigación sobre el primer español que murió por negarse a empuñar las armas fue llevada a cabo por Aníbal Matos, testigo de jehová, director de una asociación constituida por supervivientes de los campos de concentración nazis y sus descencientes. Para él fue una sorpresa poder constatar con todo detalle la existencia de un objetor en la España de 1937, antes incluso que los 'Bibelforschers' (los Estudiantes de la Biblia) que quiso exterminar Hitler.

Para sus correligionarios, Antonio Gargallo es "un mártir y un modelo de conducta para quienes obran guiados por sus creencias más íntimas".


Vía: Wikipedia y El Mundo

viernes, 23 de junio de 2017

El jockey que ganó la carrera después de muerto


Frank Hayes (1888-1923) fue un jinete que, el 4 de junio de 1923, sufrió un ataque al corazón en plena carrera de obstáculos en Belmont Park.

Con 35 años de edad, Hayes nunca había ganado una carrera de hecho, no ejercía habitualmente de jockey, era un entrenador de caballos y mozo de cuadra. El caballo, que estaba en las apuesta veinte a uno, se llamaba Sweet Kiss y era propiedad de la señorita A M Frayling. Hayes murió tras el infarto a mitad de la carrera, pero su cuerpo permaneció en la silla de montar hasta la finalización de la misma. Sweet Kiss cruzó la línea de meta, ganando por una cabeza, con Hayes en su montura, convirtiéndose en el primer, y hasta ahora único jinete conocido que ha ganado una carrera después de fallecer.

FUENTE

La muerte de Hayes no se descubrió hasta que la señorita Frayling y las autoridades de la carrera fueron a felicitarle al termino de la carrera. Se sospechaba que el ataque al corazón puede haber sido provocado por esfuerzos extremos de Hayes para cumplir los requisitos de peso. Había adelgazado 64 kilos en un espacio de tiempo muy corto.

Hayes, fue enterrado con su ropa de carrera, tres días después. El caballo no participó en ninguna carrera más y fue apodado "el dulce beso de la muerte" el resto de su vida.

Vía: Wikipedia

miércoles, 21 de junio de 2017

Cuando Kepler salvó a su madre de la hoguera


Johannes Kepler (1571-1630) uno de los astrónomos más famosos de la Historia. Defendió el heliocentrismo de Copérnico y descubrió que los planetas se mueven en elipses.

Kepler  FUENTE

Cuando se encontraba en la cúspìde de su carrera, su madre Katharina Kepler fue acusada de brujería. Esta acusación dió lugar a un proceso penal que duró seis años. Kepler asumió formalmente la defensa legal de su madre. Nunca había actuado en un papel similar. Con la ayuda de un alumno suyo el jurista Christopher Besoldus y la Universidad de Tubinga se pone manos a la obra.  Kepler deja todo en espera, almacena sus libros, documentos e instrumentos en cajas, se traslada con su familia al sur de Alemania y pasa casi un año tratando de conseguir que su madre salga de la cárcel.

La madre de Kepler una mujer de unos 70 años, soportó antes del juicio, el encarcelamiento, en el cual fue encadenada al suelo durante más de un año. La defensa de Kepler fue una obra maestra de retórica. Él fue capaz de desmantelar las inconsistencias de la acusación, y demostró que las enfermedades “mágicas” que eran atribuidas a su madre podría explicarse mediante el conocimiento médico y el sentido común. En el otoño de 1621, Katharina fue finalmente puesta en libertad, tras seis años de acusaciones de brujería. Al año siguiente murió.

Johannes Kepler y su madre vivieron en carne propia una de las tragedias más épicas de su tiempo, "La caza de brujas".

Vía: Cambridge University

Archivo del blog